Divorcio

La tristeza del divorcio después de tantos años

La tristeza de un divorcio suele ser proporcional al tiempo compartida, pues cuantos más años juntos mayor sensación de pérdida.

Cuantos más años juntos más consolidada esta la relación y puede llegar el momento de que alguno de los esposos llegue a no concebir su vida de manera individual sin el otro.

Cómo superar un divorcio después de tantos años juntos

La tristeza del divorcio después de tantos años juntos

La tristeza es algo incontrolable y que en ocasiones está condicionado por tantos factores que es difícil hasta de saber definir. Pueden existir episodios de tristeza y aparente estabilidad dentro de periodos breves de tiempo, incluso en el mismo día.

Según muchos expertos superar un divorcio cuesta tres años, pero es un dato orientativo, pues dependerá de múltiples factores.

Pensando en lo difícil que es la ruptura, algunas personas se replantean si es mejor separarse o seguir juntos por considerar el divorcio proyectado demasiado traumático.

Nosotros podemos afirmar con conocimiento de causa, que salvo que exista algún proceso depresivo o hecho grave que condicione la ruptura, siempre es posible superar la separación. La tristeza después de un divorcio cuando se han estado muchos años juntos no es algo exento de dificultad, pero nadie dijo que fuera fácil.

Cualquier decisión puede ser cuestionada o controvertida, pero lo que merecerá la pena es tomar en cada momento la decisión correcta, pues si necesitamos separarnos habrá tristeza tanto en la decisión de divorciarnos como en la de mantener el matrimonio.

No debes de darle más vueltas de las imprescindibles. Todo puede generar miedo, todo puede darnos la sensación de que estamos equivocándonos o tener la incertidumbre de si después del divorcio volveremos a ser felices. Pues bien, la decisión decide de ambos miembros del matrimonio, es por ello que no se agobie, busque ayuda, asesórese y trate de salir adelante juntos o separados, pues después de tantos años, precisamente ambos se merecen ser felices.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *