Separarse a los 60 lo que nadie te cuenta

Para separarse a los 60 dos personas suelen tener muy clara la ruptura, pues tienen especialmente claro tanto lo que quieren, como lo que no quieren. A partir de los 60 es especialmente divorciarse de mutuo acuerdo, pues con una edad madura se tendría que tener la capacidad de entendimiento suficiente como para ser capaces de resolverlo sin necesidad de acudir a un juicio.

Es por ello que separarse a los 60 es un punto de inflexión en el que la decisión no se suele tomar de manera impulsiva o inmadura, sino todo lo contrario, con conocimiento pleno de los pros y contras de la separación.

Separarse nunca es fácil, pues parece que el ser humano tiende a consolidar y acostumbrarse a situaciones familiares y ambientales y tiene resistencia al cambio por la incertidumbre que puede generar. Cuando una persona cumple 60 años ya no tiene la necesidad de hacer paripés o estar con una vida que no quiere. Cuando se mantiene una pareja o matrimonio satisfactorio a los 60 años es maravilloso, pero cuando no es así, se tiende a tener cierta angustia por entender que los años van pasando y enfocar la madurez junto a una persona que no queremos estar, supone que ante cualquier contingencia de salud o similar se pueda comenzar la futura vejez con una compañía sentimental que tal vez tiene ciertas cuestiones que no son como nos gastaría.

Los 60 es un momento de reflexión y de conciencia de aquello que realmente valoramos y queremos hacer, pues ya sentimos menos ataduras y se tiende a pensar que es el momento de tomar decisiones.

Es posible empezar una nueva vida a los 60 años, pues no es cuestión de edad, sino de actitud ante la vida.

Separarse a los 60 lo que nadie te cuenta

Separarse a los 60

Divorciarse a los 60

Divorciarse a los 60 no es un drama, a esa edad necesitar divorciarse y no dar el paso sí que puede ser una situación innecesariamente complicada.

A los 60 años muchas personas ya están a vuelta de todo, pues ya han pasado por múltiples fases de la vida con sus cosas buenas y malas que le han hecho contar con algo muy valioso, la experiencia y la madurez.

El divorcio a los 60 antes era algo infrecuente, pero cada vez son más los matrimonios que se divorcian sea cual sea su edad y cada vez más por encima de los 60.

La vida es muy corta, en general, pero a partir de los 60 se tiende a percibir como más corta aún pues empezamos a ver como amigos y familiares empiezan a tener dificultades, problemas de salud, contingencia, incluso personas que acaban faltando… etc. Eso es lo que en muchos casos nos hace reaccionar, sin motivo nuevo aparente, sino por la necesidad de sentir si queremos seguir juntos a partir de cierta edad.

En ocasiones el freno es la tristeza del divorcio después de tantos años, sobre todo a partir de los 20 años juntos y mucho más relaciones sentimentales y matrimonios de más de 30 años, que sienten que han estado juntos media vida.

Ventajas separarse a los 60

Las ventajas de separarse a los 60 es que se suele tener mayor madurez y la vida más asentada se puede enfocar desde una manera adulta, desatacando:

  1. Autodescubrimiento: La separación puede ofrecer la oportunidad de redescubrir quién eres como individuo fuera de la dinámica de pareja.
  2. Libertad personal: Con la separación, puedes tener más libertad para tomar decisiones sobre tu vida sin tener que considerar constantemente las necesidades y deseos de tu pareja.
  3. Menos responsabilidades familiares: A menudo, a los 60 años los hijos ya han crecido y se han independizado, lo que significa menos preocupaciones familiares y más tiempo para enfocarte en ti mismo.
  4. Oportunidad de reinventarse: La separación puede ser el inicio de una nueva etapa de tu vida, donde tienes la oportunidad de perseguir nuevos intereses, hobbies o carreras que antes podrían haber sido relegados.
  5. Mayor tiempo para ti mismo: Puedes disfrutar de más tiempo para actividades que te traen felicidad y satisfacción personal, ya sea viajar, practicar deportes, leer, o cualquier otra cosa que te guste hacer.
  6. Reducción del estrés: Si la relación estaba causando estrés o conflicto, la separación puede llevar a un mayor bienestar emocional al liberarte de esa tensión.
  7. Posibilidad de nuevas relaciones: La separación no significa el fin de las relaciones amorosas. Muchas personas encuentran nuevas parejas o amistades significativas en esta etapa de sus vidas.
  8. Enfoque en la salud y el bienestar: Puedes tener más tiempo y energía para dedicarte a cuidar tu salud física y emocional sin las distracciones o demandas de una relación insatisfactoria.
  9. Independencia financiera: A los 60 años, es posible que hayas alcanzado un nivel de estabilidad financiera que te brinda seguridad para tomar decisiones importantes como la separación.
  10. Mayor sabiduría y perspectiva: Con la edad viene la experiencia, lo que puede ayudarte a afrontar la separación con una mayor comprensión de ti mismo y de lo que necesitas para ser feliz en esta etapa de tu vida.