Separarse a los 80

Separarse a los 80 años antiguamente era impensable, pero después de la Covid 19 cada vez son más los matrimonios octogenarios que toman la decisión de separarse o divorciarse.

En nuestro despacho de abogados cada vez tramitamos más separaciones y divorcios de personas que superan los 80 y es algo que nos agrada enormemente, pues ya se ha superado el tabú y estigma del divorcio.

El divorcio siempre ha estado condicionado con una determinada edad, tradicionalmente ya de por sí solo estaba mal visto el divorcio, más aún si se trataba de personas mayores. Que las personas que han nacido sobre 1940 y que por tanto tienen una mentalidad inculcada diferente ahora se estén divorciando, hace posible que no se etiquete a las personas por su edad y que ya no haya límite en función de condiciones o circunstancias personales.

En nuestro despacho tratamos de hablar en confianza con nuestros clientes y entenderles. El motivo del divorcio siempre es sagrado y nuestro bufete lo respeta profundamente como ni puede ser de otra manera. Pero cuando sale del propio cliente aquella necesidad de contarlo y tenemos la suerte de que una persona que supera los 80 años nos cuenta cómo es su experiencia vital y qué le ha llevado a tomar la decisión, es una aportación de experiencia con valor incalculable.

La tónica que se repite cada vez más es que se separan o divorcian pasados los 80 años por entender después del Covid que la vida es fugaz y efímera y se debe de disfrutar como realmente se quiera.

Separarse a los 80

Separarse a los 80

Separarse a los 80 años ya no es algo raro. Puede ser menos frecuente en número frente a otras edades, pero por pura casuística, no por prejuicios. Separarse a los 40 es lo más habitual en términos estadísticos, dentro de las edades de las separaciones. Pero los 80 son los antiguos 60. Ya no hay edades para vivir aquello que cada persona decida, quiera y pueda.