La separación a los 40 años

Separarse a los 40 lo que nadie te cuenta

Para separarse a los 40 debes de estar mentalizado que estás en una edad difícil en la que más que nunca se debe de tratar de regular amistosamente por el beneficio de ambos cónyuges y de los hijos comunes que merecen que si sus padres se divorcian o separan, lo efectúen de una manera civilizada.

Pueden acceder a los datos de nuestro despacho en Abogados divorcio express con servicio de procesos de familia amistosos en todos los Juzgados de España, de nuestro Bufete Abogados Cebrián & Asociados afincados en Madrid pero con servicio de tramitación de procesos de familia amistosos en toda España.

Para contar con información previa le ofrecemos información en esta web en la que queremos ofrecer información en primer lugar con intención preventiva de la ruptura y conflictos, pero en el caso de que la separación o divorcio sea necesario, facilitar que pueda gestionarse de manera sana.

¿Cuántas parejas vuelven después de darse un tiempo? El número no es lo importante, lo más importante es cuántas de las que vuelven son viables y mantienen la relación.

Separarse a los 40

Separarse a los 40

Son muchas las parejas que con el paso de los años sufren un desgaste emocional y afectivo, propiciado por la convivencia, la rutina, el síndrome del nido vacío. Nuestros hijos hacen su vida y nos vemos cara a cara con una persona que de repente nos parece desconocida. Entonces empiezan los problemas, el desgaste sexual, falta de adrenalina, y faltan las ganas de compartir momentos juntos, prefiriendo muchas veces ver una película de Netflix, antes que disfrutar de la compañía de nuestra pareja. En ese momento entramos en crisis, sin saber si se trata de una crisis matrimonial o de una crisis personal, cuestionando si realmente somos felices con la vida que tenemos o si sentimos que estamos perdiendo el tiempo, nuestra juventud y nuevas oportunidades que nos vuelvan a hacer sentir vivos. El deseo hacia nuestra pareja, con los años, puede verse afectado haciendo sentir a la otra parte rechazo, falta de romanticismo, y afectar directamente a su autoestima.

Recuperar de nuevo la pasión, volver a ser cómplices, conlleva un trabajo que forma parte de ambos si se quiere recuperar el amor y cortar con la rutina. Hacer planes de ocio o pequeñas escapadas pueden ayudarnos a reconectar. Muchas veces pensamos que lo bueno está afuera y nos olvidamos de la persona que tenemos al lado, desvalorándola sobre todo en muchos casos después de 20 años de matrimonio. No nos paramos a pensar en que podemos perder algo bueno que merece la pena por una crisis personal en un momento determinado, que en este caso no tiene nada que ver con el matrimonio, si no mas bien con un momento personal delicado que estemos atravesando. Hoy en día vemos que cada vez las parejas tienen menos ganas de luchar por las relaciones, tomando muchas veces el camino rápido sin pensar en lo que se ha construido durante los años de matrimonio.

Si por el contrario se ha acabado el amor y tenemos claro que queremos divorciarnos debemos saber que pasaremos por dos divorcios, el legal y el emocional. Un divorcio conlleva un duelo y aceptar que el matrimonio se ha acabado, en ocasiones no es fácil de asimilar. Es importante centrarnos en el bienestar de la familia y el de uno mismo, a pesar de que eso conlleve tomar caminos por separado. Mantener un matrimonio gobernado por la infelicidad no es una buena decisión, pues viviremos amargados y amargaremos la vida de nuestra pareja.

Separarse a los 40 con hijos

Separarse a los 40 con hijos puede ser más retador aún, pues ponerse de acuerdo en las medidas que se deben de acordar respecto los hijos comunes no siempre es sencillo.

Respecto los hijos comunes menores de edad se debe de regular:

  • Patria potestad: La patria potestad es la facultad que los progenitores tienen respecto de sus hijos de toma de las decisiones más importantes para su desarrollo e infancia.
  • Guarda y custodia: Se trata de la facultad para ejercer los cuidados del día a día de los hijos.
  • Régimen de visitas: Periodos en los que cada uno de los progenitores estará con los hijos menores.
  • Pensión de alimentos: Contribución dineraria de los progenitores a las cargas de sus hijos. También existen los gastos extraordinarios y las aportaciones en especie.

Por ello, siempre mejor divorciarse de mutuo acuerdo.

Separarse a los 40 lo que nadie te cuenta

Separarse a los 40

Cómo superar un divorcio a los 40 años

Superar un divorcio nunca es fácil, pero tal vez a los 40 puede ser más complicado si cabe.

Cuando ya hemos tomado la decisión de separarnos, es normal sentir miedo. Las personas sentimos miedo frente a la incertidumbre y después de vivir en matrimonio y de tener una cierta estabilidad, el comenzar una nueva vida por separado puede generarnos estrés. Debemos de pensar en positivo y siendo conscientes de que la decisión que hemos tomado tiene un motivo, pues realmente algo no funcionaba en el matrimonio. Repartir los bienes, vender la vivienda familiar, tener que buscarnos la vida desde cero, son cosas que se nos vienen a la cabeza pero la estabilidad emocional y mental debe ser nuestra prioridad.

Hay que recordar que, aunque el matrimonio termine, no necesariamente se tiene que acabar mal. Al fin y al cabo, ha sido una persona con la que se ha compartido una importante parte de nuestra vida, e incluso si tenemos hijos, es el padre/madre de lo que más queremos en nuestra vida. Claro que se puede volver a ser feliz después de un divorcio a partir de los 40 años. Realmente seguimos siendo jóvenes y siempre hay que mirar la vida con optimismo y priorizando el estar bien y sentirnos a gusto.

Hay muchos que piensan que es posible empezar una nueva vida a los 60 años, otros en cambio piensan lo contrario a los 40. Desde nuestro despacho de abogados lo que pensamos es que hay que divorciase cuando surge la necesidad de hacerlo , a tiempo, con independencia de la edad. De todo esto y alguna cosa más te contamos en esta web.

Separarse a los 40 lo que nadie te cuenta